miércoles, 12 de noviembre de 2014

LA EXPERIENCIA DE DESCUBRIR TOTANA DESDE SU TORRE.


A las 10:30 iniciamos nuestra visita guiada, teniendo como punto de partida el Ayuntamiento de Totana. Nos encaminamos a nuestra querida Iglesia de Santiago para subir a su Torre y visitar las distintas dependencias. En primer lugar, accedimos a la estancia denominada de “los novios”, a continuación pudimos observar la antigua maquinaria del reloj hasta finalizar la subida del total de 88 escalones que llevan a lo más alto de la Torre, donde disfrutamos de la panorámica de la ciudad, el Valle del Guadalentín y Sierra Espuña desde el campanario, que está compuesto por sus siete campanas y las tradicionales “tabletas”, todo engalanado por el sonido de las once campanadas y de una lluvia poco habitual que dejó paso a un espectacular arcoíris.
 
 
A la bajada descansamos en el coro de la Parroquia desde el cuál pudimos contemplar el retablo barroco del Altar Mayor, el artesonado de madera de la techumbre y los imponentes pilares de este templo, el tercero más grande de la Región, después de la Catedral de Murcia  y la Colegiata de San Patricio de Lorca.


De vuelta a la Plaza de la Constitución nos dirigimos  a la Fuente de Juan de Uzeta, única fuente barroca de la Región, para admirar  sus 18 caños y el escudo de Totana coronado por la Cruz de la orden de Santiago.

Paseando por la calle Mayor Sevilla, una de las calles más señoriales de Totana, llegamos a un lugar con un encanto especial llamado “el rincón de las flores” y posteriormente continuamos hacia una de las alfarerías más antiguas, ya que Bartolomé Bellón pertenece a la quinta generación de su familia que desarrolla dicha actividad. A través de sus manos conocimos la magia de transformar el barro en diversos objetos decorativos y de uso.

Para finalizar la visita accedimos a un Horno Moruno de grandes dimensiones en el que en su época se cocían tinajas de gran tamaño.